Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

Un problema de narices

Seguro que has oído más de una vez quejarse a algún familiar, sobre todo pequeños y mayores, de sinusitis, pero… ¿sabemos qué es exactamente? pues ni más ni menos que la inflamación de los senos paranasales, que son esos espacios huecos donde pasa el aire por el interior de los huesos que rodean la nariz, mejillas, mandíbula y cejas.

La sinusitis crónica es uno de los problemas de salud más frecuentes en la población y una de las principales causas de consulta en los servicios de otorrinolaringología.

La causa de esta inflamación suele ser un resfriado, que luego se convierte en una infección bacteriana, pero también alergias, problemas nasales y ciertas enfermedades pueden estar detrás.

Síntomas

Es importante acudir a su médico de cabecera o especialista en ORL ante la combinación de alguno de estos indicios:

  • Congestión nasal
  • Fiebre
  • Tos
  • Drenaje en la garganta
  • Disminución del sentido del olfato y el gusto
  • Mal aliento (llamado halitosis)
  • Debilidad o fatiga
  • Dolor de muelas
  • Dolor o presión en las mejillas, la frente y la nariz, o entre los ojos
  • Dolor de cabeza

Para un correcto diagnóstico, es necesario una valoración médica de estos síntomas junto a un examen de la nariz y la cara, pudiendo necesitar de pruebas radiológicas para ver la inflamación con más precisión.

Tipos

Hay varios tipos de sinusitis, en función de su duración:

  • Aguda: dura hasta cuatro semanas
  • Subaguda: dura de cuatro a 12 semanas
  • Crónica: dura más de 12 semanas y puede continuar durante meses o incluso años
  • Recurrente: varios ataques dentro de un año

La sinusitis aguda suele comenzar como un resfriado, que luego se convierte en una infección bacteriana. Alergias, problemas nasales y ciertas enfermedades también pueden causar sinusitis aguda y crónica.

Tratamiento

Las opciones de tratamientos incluyen antibióticos, descongestionantes y analgésicos, dependiendo de la causa de su afección. Además, el uso de almohadillas de calor en la zona inflamada, aerosoles nasales salinos y vaporizadores puede reducir la hinchazón y ayudar al drenaje del moco.

  • Spray nasal de solución salina: limpia las fosas nasales y ayuda a eliminar la congestión, si bien no se recomienda usarlo durante más de 3 días pues puede empeorar la inflamación de los senos paranasales.
  • Dispositivos de irrigación nasal: sobre todo proporcionan alivio al ayudar en el drenaje de la mucosidad. Son dispositivos que se parecen a una pequeña tetera con un pico largo para limpiar las fosas con agua destilada o estéril (o agua del grifo hervida durante al menos 3 minutos). No es seguro utilizar agua del grifo normal, pues puede contener bacterias o parásitos que infecten nuestras fosas nasales.
  • Medicamentos descongestivos: alivian el dolor y la presión en los senos paranasales. En general, sólo se les debe utilizar a corto plazo.
  • Analgésicos de venta libre: también pueden aliviar el dolor, pero siempre previa consulta con su médico, ya que algunos pueden empeorar los síntomas o desecandenar otros efectos secundarios.
  • Antialérgicos: en el caso de sinusitis causadas por alergias, el tratamiento de la sinusitis debe ir directamente relacionado con el tratamiento primario de la alergia en cuestión. Por ejemplo, cada vez son más los casos de rinosinusitis crónica: un proceso permanente de sinusitis y rinitis resultado de la inflamación del epitelio respiratorio que, a su vez, aumenta la permeabilidad a los alérgenos y disminuye la capacidad de eliminación del moco.
  • Antibióticos: en casos de infección bacteriana grave, el médico puede prescribirle un tratamiento antibiótico de 10 a 14 días. Aunque seguramente se sentirá mejor ya desde los primeros días, es importante respetar la duración y no interrumpirlo antes de tiempo.

La sinusitis suele desaparecer con el tratamiento adecuado, en función de las causas ya mencionadas.

No obstante, en personas tendentes a la sinusitis es aconsejable mantener hábitos de vida saludables y practicar rutinas que favorezcan la descongestión de nariz y senos:

  • Descanse lo suficiente y trate de acostarse de lado o de elevarse un poco con una almohada para respirar mejor.
  • Beba mucho líquido: el agua es siempre un gran aliado cuando de eliminar mucosidades se trata. Y si son líquidos calientes, mejor, para aliviar la garganta y calmar irritaciones.
  • Aplique calor:  desde una toalla húmeda y caliente presionando la zona de nariz y frente hasta los vahos de agua con sal o de ecualipto, el calor alivia la presión en los senos paranasales y ayuda a abrir los conductos nasales.
  • Evite el alcohol: Puede empeorar la inflamación de los senos paranasales.