Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

Pacientes con labio y/o paladar hendido: el papel del otorrinolaringólogo

Para conmemorar el Día Mundial del Labio y Paladar Hendido -23 de julio-, publicamos esta entrevista con el Dr. José Manuel Meléndez, otorrinolaringólogo del Centro Integral de Otorrinolaringología (CIO), especialista en rinología y ORL infantil, que desarrolla su actividad en la Unidad de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior, así como en la Unidad de Otorrinolaringología Pediátrica, con motivo de la visita al CIO de la presidenta de la Asociación de Fisurados de Baleares (AFIBAL), Rosana García.

¿Qué son el labio y el paladar hendido?

El labio y el paladar hendido son aberturas o hendiduras en el labio superior o en el paladar. La hendidura labiopalatina es una de las malformaciones congénitas más frecuentes y se produce cuando los tejidos que darán origen al labio superior y al paladar, no se unen completamente antes del nacimiento. Existen diferentes grados de severidad y un niño puede nacer con labio hendido, paladar hendido o ambos. Las hendiduras labiopalatinas tienen una incidencia alrededor de 1:700-1000 nacimientos.

¿Qué problemas tiene un niño con labio y paladar hendido?

Estos niños suelen tener dificultades para alimentarse, respirar adecuadamente y hablar con claridad. Son muy frecuentes las infecciones de oído y puede haber pérdida de audición. Suele ocasionar retraso en el desarrollo del lenguaje y problemas con su dentadura. También es posible un problema de desarrollo social y de autoestima.

¿Cómo se tratan el labio y el paladar hendido?

Tanto el labio como el paladar hendido pueden corregirse con cirugía. La reparación quirúrgica busca mejorar la apariencia de la cara y progresar con la alimentación del niño, su respiración, su audición y el desarrollo del habla y el lenguaje.

La primera cirugía para el labio hendido generalmente se realiza en los primeros meses de vida, habitualmente entre el tercer y cuarto mes. La primera cirugía para el paladar hendido suele hacerse antes de que el bebé tenga 18 meses de edad, por lo general entre los nueve y doce meses. Muchos niños necesitarán procedimientos quirúrgicos adicionales a medida que crezcan.

¿Cómo se manejan los pacientes con labio y paladar hendido?

El manejo de estos pacientes debe ser multidisciplinario, con un enfoque coordinado para la atención de los niños. Es necesario un gran número de servicios especializados, entre los que se incluye la neonatología, pediatría, cirugía maxilofacial, cirugía pediátrica, otorrinolaringología, fonoaudiología, logopedia, odontología, ortodoncia, fisioterapia, psiquiatría, psicología y consejería genética.

¿Cuál es el papel del otorrinolaringólogo en estos pacientes?

El otorrinolaringólogo colaborará con estos niños en la adecuada conservación de su capacidad auditiva, fundamental en el proceso de rehabilitación de su desarrollo del habla. Además, velará para que la respiración del niño con esta condición se conserve de la mejor manera posible, asegurando una cavidad nasal funcional.

Las intervenciones quirúrgicas que realiza el otorrinolaringólogo con mayor frecuencia son: miringocentesis con colocación de tubos de ventilación, rinoplastia, septoplastia, turbinoplastia y/o cirugía funcional endoscópica de los senos paranasales. Los menores en los que no se obtiene un habla normal pueden requerir una faringoplastia, la cual permitirá un buen control del paso de líquidos y del aire.

¿Existe apoyo para las familias de estos niños?

Los grupos de apoyo son de mucha utilidad para las familias. AFIBAL es la Asociación de Fisurados de Baleares que apoya a los pacientes y sus familias en nuestra comunidad autónoma. Es una asociación sin ánimo de lucro que preside Rosana García Mateo de manera altruista.