Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

¿Necesitas un otorrinolaringólogo?

Empecemos por definir qué es y en qué pueden ayudarte los servicios de un otorrinolaringólogo…

Un otorrinolaringólogo es un médico entrenado en el manejo y tratamiento, tanto médico como quirúrgico, de pacientes con enfermedades y alteraciones del oído, nariz, garganta y estructuras relacionadas de la cabeza y del cuello.

Sus competencias abarcan el diagnóstico y manejo de enfermedades de los oídos, senos paranasales, laringe, cavidad oral y faringe superior (boca y garganta), así como también de estructuras del cuello y de la cara.

Los otorrinolaringólogos diagnostican, tratan y manejan desórdenes específicos de la especialidad, pero también muchos problemas de salud general relacionados con el área, tanto en niños como en adultos.

¿Qué tratan los otorrinolaringólogos?

Los oídos

El manejo de enfermedades que afectan a nuestro sistema auditivo es el ámbito por excelencia de los médicos ORL: nos especializamos en el tratamiento tanto médico como quirúrgico de la audición.

Desde infecciones del oído, alteraciones del equilibrio, ruidos en los oídos (tinnitus), desórdenes del nervio facial u otros nervios craneanos, hasta alteraciones congénitas de los oídos externo e interno.

La nariz

Las vías aéreas superiores, como son la cavidad nasal y los senos paranasales, son otra de nuestras competencias como otorrinolaringólogos. El cuidado de la la nariz abarca desde el diagnóstico y tratamiento de alergias y trastornos del olfato, hasta la intervención quirúrgica con fines funcionales o estéticos.

La garganta

Muchas de las dolencias que afectan al habla o a la ingestión de los alimentos son también parte de la otorrinolaringología, al tratarse normalmente de afecciones de las vías aero-digestivas superiores. Nos referimos a enfermedades de la laringe, nuestro aparato emisor de la voz, y/o de la faringe, en cuanto tramo superior de nuestro tracto digestivo, como son desórdenes de la voz y de la deglución o patologías de amígdalas y adenoides, muy frecuentes en la infancia.

La cabeza y el cuello

Esta región central del cuerpo incluye los importantes nervios que controlan la vista, olfato, audición y movimientos de la cara, así como numerosos ganglios linfáticos. Las estructuras próximas a la cabeza y el cuello son también competencia de los ORL, abarcando también el tratamiento de enfermedades infecciosas, tumores tanto benignos como malignos (cancerosos), traumatismos faciales y deformidades de la cara.