Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

Infección de la glándula salival o «sialoadenitis»

Existen 3 glándulas salivales mayores:

  • Glándulas parótidas son las de mayor tamaño.
  • Glándulas submandibulares.
  • Glándula sublinguales.

La infección de la glándula salival, también conocida como sialoadenitis, suele afectar las glándulas parótidas situadas delante y debajo de los oídos, y glándulas submaxilares situadas debajo de la mandíbula.

Causas

Las causa más común de infección aguda son las infecciones bacterianas. Los virus también pueden ser una causa, con típica afectación bilateral.

Las infecciones son más comunes en pacientes con:

  • Hidratación inadecuada, siendo más frecuente en gente mayor, o enfermedades intercurrentes.
  • Cálculos (piedras) en las glándulas salivares que producen una obstrucción del conducto de drenaje de la saliva.
  • Piezas dentarías en mal estado (con infección de la glándula submaxilar).
  • Enfermedades que cursen con sequedad oral como el síndrome de Sjögren.
  • Pacientes que han recibido radioterapia sobre las región o yodo radioactivo para cáncer de tiroides.

Síntomas

El paciente con una sialodenitis aguda puede experimentar:

  • Dolor, hinchazón y eritema de la glándula y tejidos circundantes.
  • Fiebre o malestar general.
  • Mal sabor del boca por drenaje purulento en la cavidad oral.

Diagnóstico

El médico realizará una historia clínica y examen físico detallado de la cavidad oral y palpación de las glándulas salivares.

En algunos casos puede ser necesario la realización de un TC (tomografía computerizada) o una ecografía cervical.

Tratamiento

La hidratación y antibióticos orales son el manejo inicial de la sialoadenitis, con ello un porcentaje elevado de los casos se resuelve.

En algunas infecciones más evolucionadas será necesario el ingreso del paciente para la administración de antibióticos endovenosos y la realización de pruebas complementarias.

Si la infección no mejora tras 48 horas y se detecta en el TC un absceso (colección de pus) puede ser necesario una intervención quirúrgica para incisión y drenaje, y así evitar la diseminación de la infección a nivel cervical.