Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

Cuerpos extraños en otorrinolaringología

Estos accidentes son frecuentes en la población infantil, sobre todo en niños por debajo de los 3 años. Nos encontramos en bastantes ocasiones con niños, de 2 o 3 años, con cuerpos extraños en oídos, como trozos de plastilina, cuentas de collares; en nariz también es frecuente encontrar este tipo de objetos, así como piezas pequeñas de Lego u otros juguetes desmontables. Suelen metérselas los propios niños o un compañero de juegos.

Es muy importante que no intenten extraerlos los padres, pues se debe tener el instrumental adecuado, ya que un intento de extracción por su parte puede empujar más el objeto y empeorar la situación.

Deben acudir a una consulta de otorrinolaringología y, con el instrumental adecuado para cada caso y la experiencia de un especialista, proceder a su retirada.

A veces es necesario instilar un poco de anestesia local y, en bastantes ocasiones, recurrir a la anestesia general, por la dificultad de retirar el objeto.

También podemos encontrarnos algún insecto en el conducto auditivo, incluso con puesta de huevos dentro. Si el insecto se mueve y molesta al paciente, se debe instilar una gota de alcohol o aceite, para que muera y no esté molestando, hasta su retirada por el especialista.

Mención aparte es el caso de las semillas o frutos secos, que se hidratan en contacto con las mucosas, multiplicando su tamaño y dificultando más su extracción. Por ello no se debe dar frutos secos a niños pequeños, pues en caso de aspiración y paso a los bronquios es necesario hacer una broncoscopia (meter un tubo por los bronquios) para poder extraer el cuerpo extraño (procedimiento no exento de riesgo, aparte de necesitar anestesia general).

Por tanto, los padres deben quedarse con los siguientes datos:

  • No dar frutos secos a niños pequeños.
  • Evitar juguetes pequeños o con piezas pequeñas.
  • Nunca intentar sacar el cuerpo extraño, sino dejarlo en manos del especialista.