Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

Contra los tumores de cabeza y cuello: la prevención secundaria

Todos lo hemos oído muchas veces. “Afortunadamente, hemos cogido el tumor a tiempo”. Esta frase resume de una manera muy simple y gráfica la clave fundamental en el pronóstico de la inmensa mayoría de los tumores del área de cabeza y cuello, que son aquellos tumores que aparecen en la laringe, la faringe, la cavidad oral, las glándulas salivares, el tiroides y las fosas y senos paranasales. Tumores que diagnostica y trata el otorrinolaringólogo, entre otros especialistas médicos.

Y es que los tumores de cabeza y cuello (y se podría hacer extensivo a muchas otras áreas anatómicas) presentan un pronóstico muy favorable en el caso de ser diagnosticados en una fase inicial, cuando están localizados y restringidos al órgano que los contiene y no se han extendido más allá. La gran mayoría de estos casos, son abordables con alta probabilidad de éxito mediante cirugías o tratamientos con radioterapia consiguiendo unas cifras de supervivencia realmente altas a los 5 años, y de curación en un alto porcentaje de los casos.

Y para conseguir “coger el tumor a tiempo”, es decir, realizar un diagnóstico precoz, lo más importante es acudir al médico especialista ante la aparición de los primeros síntomas; estos síntomas, a veces son sutiles, y dependen de cuál sea el órgano que esté afectado.

En el caso de los tumores de laringe, suelen aparecer cambios en la voz progresivos, que no desaparecen y que suelen evolucionar haciéndose cada vez más importantes. En el caso de los tumores de la faringe, lo más habitual es que aparezca dolor, o molestias al tragar que igualmente suelen ser progresivamente más intensos. En el caso de tumores de cavidad oral, suelen aparecer lesiones blanquecinas en la lengua o en la mucosa de la cavidad oral, o en ocasiones úlceras, que a veces pueden no ser dolorosas pero que no se curan y con el paso del tiempo van aumentando de tamaño.

En otras ocasiones lo que observamos es la aparición de algún bulto o aumento de volumen en el cuello. En estos casos es preciso realizar una exploración minuciosa, ya que ciertos tumores, como los tumores de tiroides y de glándulas salivares suelen cursar con esta sintomatología. En ocasiones esos bultos en el cuello corresponden a ganglios cervicales que pueden también estar afectados por los tumores de cabeza y cuello ya que son el primer lugar al que se extienden todos estos tumores cuando ya están en un estado más avanzado.

Todos estos signos y síntomas, especialmente en individuos a partir de la cuarta década de la vida y particularmente en pacientes con hábitos poco saludables como el consumo regular de tabaco y alcohol nos deben hacer acudir en primera persona (o recomendar acudir en caso de observarlos en un tercero), a una consulta especializada de otorrinolaringología.

En el Centro Integral de Otorrinolaringología (CIO) contamos con una gran experiencia en el manejo de la patología oncológica del área de Cabeza y Cuello y disponemos de un equipo multidisciplinar para prestar una atención integral al paciente aquejado de este importante problema de salud. Ante la aparición de estas señales de alarma, no dudes en acudir a nosotros.