Haz click para RESERVAR CITA o llama al (+34) 971 450 015

Acúfenos: ¿si me dicen que no tengo nada por qué los sigo oyendo?

En la práctica diaria nos pasa a los Otorrinolaringólogos que el paciente acuda porque ya ha sido valorado por otros especialistas que le han realizado todas las pruebas pertinentes, que el protocolo médico exige, y siguen teniendo acúfenos.

El problema es que muchas veces no se encuentra enfermedad pero el síntoma persiste. En estos casos es cuando pensamos en una falta de equilibrio metabólico.

¿Qué quiere decir? El oído interno o caracol es un órgano muy sensible, un pequeño laboratorio que ante el mínimo «estrés» se altera. Cuando los médicos hablamos de estrés no estamos pensando en que el paciente ha estado nervioso sino que pensamos en estrés metabólico, en iones que perjudican a otros iones.

Según la American Tinnitus Association, el acúfeno grave representa tras el dolor intenso y los trastornos del equilibrio, el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir el ser humano.

Los acúfenos se consideran un síntoma del oído y del sistema nervioso central. El diagnóstico médico exhaustivo lo realizarán seguramente otros especialistas y a nosotros nos llegarán los idiopáticos o de causa desconocida que representan el 90%.

En cuánto al tratamiento haremos nuestra aportación desde la micronutrición para la mejora del equilibrio coclear: un complemento a las guías de práctica clínica de los acúfenos y lo recomendable es tratarlos con menos de 6 meses de comienzo por lo que es muy importante que el paciente nos consulte rápidamente.

Como la mayoría de los estudios realizados concluyen y coinciden que el paciente con acúfenos suele tener ansiedad o una personalidad muy exigente, es por eso que queremos hacer nuestra aportación a través de la micronutrición cerebral ya que es el cerebro es el órgano que puede estar sufriendo y es el que está necesitando que le aportemos micronutrientes, que son principios activos naturales que han empezado a faltar en nuestro cerebro y nuestro oído y no nos hemos dado cuenta hasta que ha aparecido el acúfeno.

En CIO vemos al paciente con un enfoque distinto, integral, que hará que busquemos los últimos tratamientos que aconseja la bibliografía mundial para ayudarle con este ruidoso síntoma.